A LO SOMARDA (by MIKIPUCHA)

112071384_06fe0168e1Qué tal y eso?  Pues anda que tú… Esta mañana, como todas, ando preocupado por las cosas que os suceden, las tribulaciones que os atormentan, las jaquecas y dolores estomacales que os atenazan y por vuestra idiosincrasia en general… Hoy les ha tocado a la pareja céntrica, que me tienen en un AY! desde que se revelaron como presidenta+consorte de esa comunidad de vecinetes que cada día se asemeja más al 13, rue del Percebe.  Si al principio fueron las tiranteces con el cacique del bilding y aluego pasamos a los reparos a la instalación en la primera planta del parque temático del folleteo vario, ahora están medio agobiados con la vecina de la buhardilla.  Es lo que tiene lo de la reforma integral en edificio catalogado, que te lleva a conocer mejor a las personas con las que compartes elementos comunes y la que te parecía una señora un tanto descuidada para lo suyo resulta que es más guarra que la Lucía Pina, que se bajaba la braga a pedos y se la subía a taconazos… no os digo más! 

Y el problema no está solamente en que la puercona ésta tiene la casa con mierda del año que pidas, sino que además es de esas vecinas tipo cuña, que te llama al timbre, mete el pie y enfila hasta dentro y aluego no hay forma de sacarla de tu casa ni con agua caliente (materia líquida de la que la señora mayormente hace escaso y/o nulo empleo).  Y otro tanto ocurre cuando te hace entrar a su vivienda para que veas los desperfectos causados por los rumanoides reconstructores, que resulta que ella tenía un casoplón digno de salir en el ¡HOLA! y que con la reforma del tejado ha pasado a ser máximo exponente del Diógenes style, muy tendencia entre la población de bajo consumo en baetas y detergentes varios.  Total, que tras una hora metidos en la casa de los horrores mientras la ajquerosa te cuenta sus desgracias más desgraciadas, sales con un mal cuerpo que pa qué contarte (solamente superable tras la ingesta sin talento de las Tony’s almejas) y el olor a avinagrado metido en las pituitarias pa los restos.  Pero aquí está la solución, queridos amiguitos… hay que aplicar la técnica de este osete panda, que parecía tontico cuando lo compraron:

Sí señor, así se hace:, a lo somardón realizas una maniobra de despiste (dícese voltereta resultona), la otra se queda como extasiada y aprovechas la ocasión para salir corriendo de esa casa que se asemeja al laberinto del minotauro (no solamente por la intrincada distribución sino también por el olor a chotuno).  La única pega es que hacer una pirueta anulacerebros en ese suelo pavimentado de roña puede producirte un cáncer de piel fulminante… bueno, pues o bien haceis la voltereta en el aire a lo FAMA ¡A BAILAR! o la próxima vez que os haga subir os penetrais pal cuerpo el típico chándal “estaeslaúltimavezqueteloponesydirectoalabasura”, vosotros veréis… DE NADA!

Anuncios

2 comentarios to “A LO SOMARDA (by MIKIPUCHA)”

  1. No me recuerdes el olooooorrr a choto, por favor!!!! Creo que desde tudei la susodicha vecina, con su monguer famili ya no están compartiendo con nosotros los elementos comunes. Están en un apartahotel de pistón a costa de esta nuestra comunidad…. o no ( eso supondría timbrecico que suena y vecina en mi casa con la posterior intentona de sacar el olor y desinfectar todas las estancias, osease una).
    Pta: El otro día vino a mi cabeza un flashback de una de las últimas reuniones y recordé a la madre de esta gran persona (sobre todo por el tamaño) cuando propuso que su hija y su nieta fueren contratadas y así encargarse de la limpieza de la comunidad, porque las empresas que hasta ahora han estado viniendo NO SABEN LIMPIAR.
    Chupate esa!!!!

  2. Entoavía yo tampoco me puedo quitar las imégenes de las guarriwomans de la retina.
    Entoavía ando dándome baños en la bañeraca del loft en lugar de con aguar con S3 de Legrain.
    Entoavía tengo pesadillas al recordar a la vástaga con sus violentos movimientos oscilantes de su cuerpo en todo su esplendor en la butaca del salón llorando a lagrimaca viva y chillando como una posesa.
    Ayy, maños, pa qué os voy a contar Callejeros en la barriada suburbial de Cádiz nos mostraba unas casas en las que la propia Isabel Preysler podría cohabitar con su Boyer, comparado con la house de las fat vecinas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: